Cairo 139: el testigo que desarticuló el Bronx

cairo 139

Cairo 139, como lo llamó la Fiscalía para proteger su identidad, trabajó durante siete años para las organizaciones que dominan el negocio de la droga en el sector del Bronx, en el centro de Bogotá.

Su relato le entregó al grupo de tareas especiales del CTI de la Fiscalía cinco de las organizaciones criminales que tenían el control de la demoninada ‘L’. (Mosco, Manguera, América, Nacional y Morado).

El sujeto relató el horror que se vivía en esa zona y cómo lo vivió en carne propia.

“He visto como secuestran a la gente, como los torturan, como se cometen hurtos, violaciones, trata de menores, hay una oficina de cobro y una de sicariato”, reveló el testigo de la Fiscalía.

Con su testimonio, ‘Cairo 139’ puso en evidencia las finanzas de quienes tenían el poder en el Bronx, quienes pagaban la seguridad de los llamados ‘Sayayines’ cuyos jefes son alias ‘Cali’, ‘El Pollo’, ‘El Flaco’, ‘Metra’ y ‘Conejo’.

De acuerdo a datos suministrados por este testigo, este era el monto de dinero que obtenía de ganancias cada ‘gancho (organización criminal)’:

‘Mosco’ recibía de a 60 y 70 millones de pesos diarios y 120 a 130 millones los fines de semana.

‘Manguera’ solo en venta de bazuco hacía 40 millones de pesos y 50 a 70 millones en fines de semana.

‘América’ y ‘Nacional’ obtenían 28 millones diarios

‘Morado’, tres y cuatro millones diarios.

Además, señaló a una mujer llamada Sonia Amezquita de ser quien reclutaba niñas entre los 9 y los 17 años para prostituirlas por 40.000 pesos. A estas menores, según relató, las doblegaba con gotas de nombre ‘Coconuban’.

“Después se las entregaba a ‘Mosco’, que optaba por violarlas”, contó el testigo.

Habló también de los menores de edad que frecuentaban las fiestas que se hacían en los bares del Bronx. “El flujo de menores es relativo: entre semana se ve un promedio de 150 menores en un solo sitio y en el fin de semana el rango sube a 300. A ellos les prohibían entrar con prendas escolares”, añade el testigo.

‘Cairo 139 también informó sobre el tráfico de droga que llegaba hasta la denominada ‘L’. “La base de coca que se conseguía en el Bronx era traída desde el Caquetá, que iba a un laboratorio ubicado en Ciudad Bolivar”, indica el testigo, añadiendo que en ese lugar tres mujeres, una madre de nombre ‘Martha’ y ‘Alejandra’, una de sus hijas, transportaba la droga por toneladas en zorra hasta el Bronx.

Por otro lado, al expresar que se codeo con los hombres de las finanzas de la ‘olla’, pudo presenciar como una vez policías robaron 52 millones de pesos en monedas a un habitante de calle que transportaba el dinero en una zorra.

Cmi.com.co

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO