“Confesión De Un Actor Porno” Esperanza Gomez en Descarate Sin Evadir

La reconocida actriz porno colombiana revela secretos de la industria y da detalles de sus gustos a la hora de tener sexo.

A Esperanza le gustan tanto los hombres como las mujeres. Entre los hombres, dice que le encantan los que usan uniforme. Así lo contó sin tapujos en el programa Descárate sin evadir.
“Con las mujeres soy más extremista. Me gustan las que tienen caras de ‘yo no fui’ y las que tienen cara de Pamela Anderson. Las que tiene cara tierna tienen mejor sexo”.
Con el paso del tiempo logró establecer el tamaño ideal de pene; siempre el natural, no le gustan los de plástico.
“Los gruesos, aproximadamente de largo entre 19 y 20 centímetros, con forma de un honguito” y “si tiene algo de tono rosita es perfecto”.
Muchos hombres han intentado llevarsela a la cama entre actores, cantantes y políticos. En una ocasión un personaje reconocido nacional, le ofreció 200 millones de pesos a cambio de acostarse con él, ella desechó la oferta. “Jamás he recibido dinero por sexo”.  
En su cabeza tiene claro la diferencia entre prostituta, ‘prepago’ y actriz porno. “A las 3 nos pagan por tener sexo, a mí me pagan por tener sexo con actores. Pero a las prostitutas y prepago las contratan para tener sexo con cualquiera que tenga el dinero”, agregó.
Incluso hasta Ricky Martín le ofreció un contrato para hacerse pasar como su pareja durante un año. Debía acompañarlo a las giras, dejarse tomar fotografías en público y darle besos, “me dio mamera, yo sabía que no le gustaban las mujeres”.
Sobre lo que hay detrás del mundo triple X, Esperanza contó algunos pormenores. Los hombres en el porno, dice, no la tienen para nada fácil. Los ‘casting’ evalúan tanto el aspecto físico como el aguante a la hora de sostener un orgasmo.
“El estándar es no tener un orgasmo antes de 20 minutos y mantener una erección por mucho tiempo”.
Al parecer, los actores inician con pie derecho las escenas pero a la hora de iniciar la grabación “esa cosa se va para abajo y no hay viagra que la encienda”.
Durante los ‘casting’ se va directo al grano. Los actores se conocen, se acarician momentos previos para ‘romper el hielo’ y deben tener sexo frente a la cámara.
El tiempo adecuado para mantener una posición en las grabaciones es de 2 minutos. Cuando los actores ‘se vienen’ antes de lo debido, se corta la producción por 3 o 10 minutos.
Esperanza ofrece apoyar a su compañero con algunos métodos fuera de cámara. “Una de las mejores tácticas es la masturbación”, casi todos la practican, pero ella, tras bambalinas, sigue practicando las escenas para no perder el ritmo de la grabación.
Un actor porno conocido en el negocio puede recibir cerca de 30 mil dólares mensuales, realizando 4 escenas a la semana. Todo depende de los estándares y de las fantasías que quiera recrear el productor. “En el pornografía todo tiene un precio”, agrega Esperanza.
@SebasJaramillob
Sebastian Jaramillo 

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO