Consuelo Martinez contó cómo vivió el proceso judicial por la muerte de ‘Doris Adriana Niño.’

Doris Adriana Niño Diomedes Díaz novela de DiomedesEl oscuro capítulo de la vida de Diomedes contado por su última pareja
Ella, al igual que los dos escoltas de Diomedes Díaz, pagó una condena de un año por el delito de encubrimiento.
“Tuvimos como dos etapas en la cárcel”, dijo Martínez a Pulzo, explicando por todo lo que pasó después de la muerte de Doris Adriana Niño, a pesar de su embarazo.



El primer hijo que tuvo con Diomedes, llamado Fredy José, ya tenía 7 años cuando ella fue a la cárcel, pero el proceso judicial empezó cuando tenía pocos meses de gestación.
“A nosotros nos cogen en el aeropuerto en Bogotá. Yo tenía 8 meses de embarazo y me dan casa por cárcel y ahí mi hijo nace bajo seguridad policial”, aclaró la mujer y recordó que su hijo nació en el 97.
“Luego, sale libre Diomedes”, refiriéndose al momento en el que al cantante también le dan casa por cárcel por sufrir de una enfermedad llamada Gilliam Barré.
Martínez recuerda que el proceso duró más o menos 10 años, aunque en su memoria ya no tiene las fechas exactas y tampoco sabe con precisión cuántas veces tuvo que presentarse ante la justicia por este caso.
Lo que si asegura es que ella nunca fue amiga de Doris Adriana Niño y tampoco tuvo una relación tan cercana, así como se muestra en la novela. “Nunca coincidimos en un club de fans o el la disquera”, manifestó a Pulzo.com
Después de varios años, en el 2001 todos los implicados en el caso fueron condenados, pero Diomedes estaba prófugo de la justicia. Él “se entregó en Valledupar [en el 2002] después de estar huyendo y pagó más de 3 años de cárcel. Cuando él queda libre yo entré a la cárcel”, agregó.
Finalmente, dijo que a pesar de todo por lo que tuvo que pasar nunca pensó en dejar al músico. “Es que Diomedes no fue culpable, él necesitaba un apoyo y yo fui su apoyo”.

Pulzo.com 

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO