El infierno que está viviendo Rafael Uribe Noguera en la cárcel

Rafael Uribe Noguera no ha podido pasar una sola noche tranquila desde que salió de la Clínica Cardiovascular Navarra el pasado 6 de diciembre custodiado y trasladado a una tanqueta del Esmad para evitar que la turba que lo esperaba a la salida del centro asistencial lo linchara. Llegó a las siete de la noche a los juzgados de Paloquemado donde se legalizó su captura. A la media noche fue trasladado a la cárcel Modelo donde duró pocas horas y de allí a la cárcel La Picota, su sitio definitivo de reclusión mientras se realiza el juicio.

El infierno que está viviendo Rafael Uribe Noguera en la cárcel

En La Modelo pudo medir el peso de la agresión violenta por parte de los presos que tenía por delante. Los detenidos allí lograban llegar hasta su celda e intentaban romperla para llegar hasta él. Ya en La Picota, donde se preveía una mejor seguridad, las cosas no son mejores.

Llegó a un patio conocido como la Unidad de Tratamiento Especial donde se encuentran extraditables y algunos de los sindicados por el desfalco de Interbolsa. Hasta allí intentan llegar los demás presos con insultos y serias intenciones de agredirlo drásticamente. Uribe Noguera siempre debe estar custodiado por varios hombres de seguridad del penal.

Pidió que le raparan el pelo para intentar pasar desapercibido dentro del penal. No le será fácil. Sale al patio apenas por pocos minutos, amenaza con ahorcarse y en las noches grita: “¡perdón, perdón!”. Los demás presos le piden silencio. Lo agreden verbalmente a gritos.

Su familia ha estado pendiente de él. El patio en el que fue recluido ofrece algunas condiciones especiales como la de poder recibir esporádicas llamadas y lo han escuchado hablando en tono airado con su familia: les dice que “no lo entienden”. Pero igual se ha manifestado: pudo pintar su celda y recibe buena comida mandada a preparar especialmente. En el patio, como en todas las cárceles reina la ley del dinero.

En su proceso penal, el fiscal Néstor Humberto Martínez prepara la imputación que se realizaría una vez haya reunido todas las evidencias, entre ellas el interrogatorio a sus hermanos Francisco José y Catalina Uribe Noguera que se lleva a cabo el viernes 9 de diciembre. Los últimos informes derivados de la autopsia del cuerpo de Juliana realizado por Medicina Legal indicarían, que habrían dejado huellas de agresión de dos personas distintas.

El presidio de Rafael Uribe Noguera será largo e infernal, delitos a menores de edad los repudian hasta los más duros criminales.

Las2orillas.co

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO