En Colombia agradecen no contar con Luis Quiñones

La llegada de Luis Quiñones a Pumas era toda una incógnita previo al Clausura 2016. Al habilidoso zurdo le precedían un sinfín de problemas de indisciplina pero afortunadamente para los auriazules, esos pasajes oscuros en su carrera de momento quedaron atrás.
Tan bueno ha sido el rendimiento de Luis Quiñones que no solo se ganó un puesto en la oncena titular de Pumas, borrando a un habitual del anterior curso como Fidel Martínez, sino que recibió un premio bien trabajado pero bastante inesperado: ser convocado por José Pekerman a la selección de Colombia.
Hasta su país de origen retumbó la nominación para Luis Quiñones con el representativo nacional y su exentrenador, Gerardo Pelusso, demostró sorpresa al ser preguntado por el futbolista de Pumas y a la vez, se mostró agradecido por ya no tenerlo en su plantilla.
“No es mi tema, es un tema de Selección Colombia. Quiñones por suerte y gracias a Dios ya no es problema mío”, dijo el técnico, cuando le preguntaron por la convocatoria del atacante a Selección.
Quiñones ha sido constante en sus indisciplinas y pese a ello recibió una oportunidad soñada. La molestia de Peluso radica en que en varias ocasiones le falló al Independiente Santa Fé. Se ausentó de entrenamientos en abril del 2015 y luego, en plenas semifinales de la Copa Sudamericana, Luis dejó de apoyar al equipo, faltando de nuevo y comprobándose por aquellas épocas serios problemas de alcoholismo.
“Quiñones no viene más acá, no tiene posibilidad de estar con nosotros. Para mi ese jugador no existe porque nos falló en todo sentido, le falló al presidente, que le dio el chance de actual, a los compañeros, que lo trataron como un hermano que no supo retribuir. Realmente le falló a todo el mundo. Si tienes una manzana podrida, sácala porque te pudre todo el cajón”, dijo Pelusso en noviembre del año pasado tras definirse la salida del jugador.
EFE

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO