Estéreo Picnic 2017: un festival de todo para todos

Desde hace ocho años se celebra en Colombia la música, el arte y la gastronomía en el festival Estéreo Picnic. Versión tras versión, personas de todo el mundo se dan cita en Bogotá para disfrutar de tres días llenos de grandes artistas y diferentes actividades.

estereopicnic1

“Estéreo Picnic estuvo increíble”, “Cómo así, ¿por qué no fuiste?” y “¡Tienes que ir a Estéreo Picnic!”, son apenas tres de las frases que escuché a mis amigos decirme -incluso, reclamarme- durante años y este año, el día llegó. El 2017 marcó la primera vez que asistí a un festival de música de talla internacional y lo hice en Colombia.

Desde que se dio a conocer el listado de artistas y vi a dos de mis favoritos programados para el mismo día, The XX y The Weeknd, supe que el jueves 23 de marzo, primer día de Estéreo Picnic, sería inolvidable. Y a decir verdad, así lo fue.

Pero el festival es más que música. Llegué a eso de las cinco de la tarde y mientras esperé pacientemente para escuchar y corear mis canciones favoritas de estos dos grandes a nivel mundial, me dediqué a explorar el parque 222 y todo lo que el lugar tenía para ofrecer.

En mi recorrido vi personas de todas las edades, algunos con atuendos que desafiaban el frío bogotano y otros preparados con carpas y chaquetas impermeables en caso de que la lluvia hiciera lo suyo.

El letrero de Estéreo Picnic es una parada obligatoria y eso fue lo primero que hice.

Piscina de bolas, una máquina de dulces gigante e incluso una lluvia de hamburguesas, literalmente, son algunas de las actividades que hay disponibles para todos los asistentes. Eso sí, el diseño de cada una de estas instalaciones, realizadas por diferentes marcas comerciales, parece ser igual de importante que la diversión y satisfacción que estos puedan traer a quienes les saquen provecho.

El ‘Hippie Market’ apoya el emprendimiento y sin duda es una parada obligatoria para todos los asistentes. Diseños tejidos, con plumas y con frases interesantes, se encuentran en algunas prendas de vestir. Gorras y bisutería también están disponibles en este espacio.

El espacio de comidas está muy bien organizado en la parte de atrás y la oferta es bastante diversa: desde lechona hasta crepes y pizza se encuentran en la parte de atrás del parque 222. Además, en el centro hay una carpa con mesas de madera y asientos hechos de pajilla que no solo permiten disfrutar la comida, sino el descanso pues invitan a sentarse a hablar con el combo de amigos.

Al terminar mi recorrido me topé con unas letras blancas iluminadas con varios colores que decían “Aquí y Ahora”, un recordatorio para que todos tuviéramos las disposición de pasar un buen rato y tener anécdotas que contar una vez terminado el festival, antes que estar conectados a los teléfonos o compartiendo fotos y videos en redes sociales.

El reloj marcaba un poco más de las 2 de la mañana, Justice sonaba de fondo y, mientras caminaba al carro que me llevaría a mi casa, concluí que es un festival Millenial que tiene un poco de todo para todos.

Elheraldo.co

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO