RAIS, Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad

RAIS

El Régimen de Ahorro Individual con Solidaridad, conocido como RAIS, es un sistema de ahorro para la vejez que es administrado por fondos privados de acuerdo al esfuerzo de ahorro que haya sido realizado por el aportante.

En Colombia es el Régimen de Prima Media con prestación definidaRPM el que es considerado y usado de forma tradicional. En este caso los aportes a pensión van dirigidos a un fondo común público administrado por Colpensiones.

El RPM, que es administrado por el Estado y funciona a través de Colpensiones, se recomienda para aquellas personas que devengan un salario mínimo o una cifra cercana a dicha cantidad. En este caso específico, el dinero ahorrado a lo largo de la vida laboral se divide en cuotas mensuales correspondientes al salario base de cotización. Los dos requisistos indispensables aquí son; cumplir con la edad de jubilación (62 años para los hombres y 57 para las mujeres) y con las semanas cotizadas exigidas por la ley que, desde 2014, corresponden a 1.275 semanas.

Así funciona el ahorro individual

Por su parte, el régimen de ahorro individual o RAIS, es una alternativa que manejan y administran los diferentesfondos de pensiones privados que existen actualmente en Colombia. En este caso, el monto de la pensióndependerá del ahorro realizado a lo largo de tu vida laboral.

En el caso del RAIS, hay varias alternativas de pensión. Inicialmente eran tres: retiro programado, renta vitalicia y retiro programado y renta vitalicia. Ahora la ley amplió el tema y existen 4 posibilidades más. Te invitamos a conocerlas:

Retiro programado: Es una modalidad de pensión en la que la AFP paga directamente la pensión al afiliado, descontando los montos de su cuenta de ahorro individual y del bono pensional, si hubiese lugar.

En esta modalidad, si el pensionado fallece, los beneficiarios por ley –compañero(a) permanente, hijos menores de 18 años o menores de 25 años que estén estudiando; padres con dependencia económica; hijos, padres y hermanos inválidos (mientras mantengan esa condición) en caso de que dependieran del trabajador- pueden recibir la pensión. Si no hay beneficiarios, el capital puede entrar en sucesión para herederos hasta el quinto grado. La mesada recibida no puede ser inferior a un salario mínimo legal vigente.

Si el afiliado se encuentra en esta modalidad tiene la posibilidad de cambiarse a cualquiera de las otras dos.

Renta vitalicia: Con el ahorro de su cuenta individual, el afiliado contrata directamente con una aseguradora el pago de una renta mensual hasta su fallecimiento, así como el pago de pensión a sobrevivientes por el tiempo a que tengan derecho. Esa renta debe ser constante y no puede ser inferior a un salario mínimo.

Si al fallecer, el pensionado no tiene beneficiarios de ley, el capital restante de la reserva contra la cual se paga esta modalidad de pensión no puede ser heredado y la aseguradora se queda con él.

Esta es una modalidad donde el pensionado no asume el riesgo financiero y de longevidad. Las pensiones de salario mínimo en Renta Vitalicia Inmediata –así como en Retiro Programado- se ajustan al índice de precios al consumidor (IPC) o en el mayor valor entre éste y el reajuste del salario mínimo, de manera que siempre debe ajustarse al salario mínimo.

Una vez escogida esta forma de pago, el afiliado no se puede cambiar a otra modalidad. La AFP actúa en nombre del afiliado para efectos de trámites de contratación ante la aseguradora.

Retiro programado y renta vitalicia: Es la combinación de las dos modalidades anteriores: el afiliado toma una parte de su ahorro y contrata una renta con una aseguradora, con el fin de recibir pagos a partir de una fecha determinada. Con la otra parte, el afiliado establece su retiro programado con la AFP.

En esta modalidad, cuando se ha disfrutado del período de retiro programado y el capital disminuye hasta el punto acordado –o al punto en el cual el capital restante alcanza para garantizar una renta vitalicia de por lo menos un salario mínimo legal vigente-, la aseguradora empieza a pagar la renta vitalicia. En este caso, la renta recibida no puede ser inferior a una pensión mínima vigente.

Si el afiliado fallece y no hay beneficiarios de ley, el único capital que se puede heredar es el que está en retiro programado; la aseguradora se queda con el capital de la renta vitalicia.

Renta Temporal Variable con Renta Vitalicia Diferida: En este tipo de pensión, el retiro programado es denominado renta temporal, y el afiliado tiene la posibilidad de recibir ingresos más altos en una de las dos etapas, de acuerdo a sus expectativas financieras.

Renta Temporal Variable con Renta Vitalicia Inmediata: En esta modalidad, el afiliado contrata con sus recursos de la cuenta individual una renta vitalicia, y a su vez opta por la renta temporal variable en la AFP. De esta forma puede recibir las dos mesadas al tiempo.

Retiro Programado sin Negociación de Bono Pensional: Bajo esta modalidad, al afiliado se pensiona bajo el Retiro Programado sin haber redimido el bono pensional, y puede recibirlo a la fecha de su vencimiento, sin tener que negociarlo anticipadamente por un menor valor.

Renta Temporal Cierta con Renta Vitalicia de Diferimiento Cierto: Esta modalidad está a cargo de las compañías de seguros de vida. Al momento de pensionarse, la persona contrata con una misma aseguradora tanto una renta cierta como una renta vitalicia.

 

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO